CONTADOR NAMBAN SIGLO XVII

A lo largo de un año he restaurado este contador japonés, un precioso exponente del arte Namban. He ido restaurándolo despacio, disfrutando de cada etapa, primero el sentado de la laca y el nácar, luego la limpieza, el estucado, la reintegración del oro y el nácar perdidos.

Le repuse los tiradores de marfil a los cajoncitos, tallándolos a partir de una antigua pieza de marfil que tenía por casa. Por último, le hice una puerta con madera antigua y la laqué, decorándola con un diseño inspirado en el original. Embutí nácar, pinté con oro hojas y flores y le fabriqué bisagras, bocallave y alguna esquinera que le faltaba.

Ha sido un reto maravilloso. Me despedí de él con pena pues me ha acompañado mucho tiempo y me ha permitido contribuir a devolverle uso y belleza. Espero que su dueño lo disfrute. Fue un regalo trabajarlo🌷